Comenius

PROGRAMME

Índice de artículos
Eficiencia energética
Page 2
Page 3
Todas las páginas

Eficiencia energética

Es mucho más rentable, y conlleva una menor carga para el medio ambiente, el utilizar la energía eficientemente que generarla. Esto minimiza la demanda de recursos fósiles, que actualmente suministran la mayor parte de nuestras necesidades energéticas, impidiendo de esta forma dejar recursos suficientes para las generaciones venideras. Tales acciones constituyen la base del uso sostenible de la energía.

[link a uso sostenible de la energía]

Nuestra huella de carbono es una medida de la eficiencia con que satisfacemos nuestras necesidades energéticas. Está aceptado que, en Europa, cada uno de nosotros tendrá que reducir la huella de carbono en un 80% durante los próximos 40 años para evitar cambios irreversibles en el clima. En esta sección se consideran las diversas opciones para el ahorro de energía, y después se presentan las mejores opciones para el cambio de combustibles fósiles a fuentes de energía renovables.

[link a huella de carbono]

Iluminación

Durante más de 100 años se ha usado la electricidad para encender las lámparas. Las lámparas de incandescencia, desarrolladas comercialmente por Thomas Edison en el siglo XIX, generan luz al calentar un cable muy fino de material altamente resistente, como el tungsteno. En este caso, solo el 10% de la energía se convierte en luz, mientras que el resto se pierde en forma de calor.

Recientemente, las lámparas fluorescentes han sido desarrolladas para producir luz mediante la excitación de un gas, siendo mucho más eficientes, alcanzando un rendimiento entre un 80-85%. Son de uso general en tiendas, oficinas y escuelas, ya que pueden iluminar grandes áreas, debido a su longitud, por lo general entre 1 y 2 metros.

En los últimos 20 años, se han desarrollado las lámparas compactas fluorescentes (LCF) en las que se han doblado los tubos en forma alargada o en espiral (Figura 1). Se pueden utilizar en las mismas condiciones que las lámparas incandescentes, por lo que pueden reemplazarse de igual a igual.

Figura 1: Lámparas compactas fluorescentes

disclaimer


También se han desarrollado otros dos tipos de lámparas:
Lámpara halógena: del tipo incandescente pero más brillante debido a la presencia del gas halógeno.
El diodo de emisor de luz (LED): es un dispositivo electrónico muy eficiente en la que la luz es emitida por la excitación de un material semiconductor.

Brillo (luminosidad)
El lumen (lm) es una medida de la luminosidad de la lámpara. Desde septiembre de 2010, todas las lámparas que se venden en Europa están marcadas con el consumo de potencia, en vatios, y su luminosidad, en lúmenes. En la Tabla 1 se comparan los distintos tipos de lámparas.

Tabla 1. Especificaciones típicas de potencia y vida útil de las lámparas con un brillo de 1.100

Vida útil
La vida de las lámparas incandescentes no es mucho más larga que la de las lámparas incandescentes ya que tienen circuitos electrónicos llamado balastos que ahora son el factor que limita la vida en lugar de la propia lámpara. Algunas LFC tienen los balastos y las lámparas separadas, por lo que los balastos pueden ser reemplazados hasta que la lámpara falle. Los tiempos de vida medios para los diferentes tipos de lámparas se relacionan en la Tabla 1. Debido a su mayor tiempo de vida, siempre deberían estar en sitios donde el acceso fuese complicado.

Etiqueta de energía de la Unión Europea
La etiqueta energética de la UE (Figura 2) presenta una clasificación de eficiencia comparada con una calificación que va desde A (más eficiente) hasta G (menos eficiente). Estas clases se enumeran en la Tabla 1 para los principales tipos de lámparas. Además, la etiqueta también contiene información sobre el brillo de la lámpara, la energía que consume y el tiempo de vida medio. Obsérvese que las lámparas de bajo consumo no sólo consumen menos energía, sino que también tienen una vida útil mucho mayor.

Con el objetivo de reducir el precio de las lámparas de baja energía, los fabricantes han tenido que establecer el precio de acuerdo con la vida útil de la lámpara. Por tanto, una lámpara fluorescente compacta de 6.000 horas suele costar menos que una lámpara con 15.000 horas de vida.

disclaimer



Figura 2: Etiqueta de energía de la Unión Europea

Eliminación gradual de las lámparas incandescentes
Se ha alcanzado un acuerdo a nivel europeo para eliminar el uso de las lámparas incandescentes en un periodo de tres años. Las fechas de eliminación se muestran en la Tabla 2.

Tabla 2. Periodo de eliminación de las lámparas incandescentes

Ahorrar dinero y preservar el medio ambiente
Las lámparas de bajo consumo, por ejemplo, las lámparas de alta eficiencia, pueden ahorrar cantidades considerables de electricidad, dinero y proteger el medio ambiente.
Una vivienda típica puede tener entre 8 y 15 lámparas, un promedio 400-1.200 lm de brillo, una potencia nominal de 40-100 W, y 800 horas de uso al año. Tomando el valor medio de estos valores, el consumo anual de energía con lámparas incandescentes sería:
12 lámparas x 800 h/lámpara x 75 W = 720 kWh
Con un precio unitario de 0,15 €/kWh, el coste anual sería de:
720 kWh x 0.15 €/kWh = 108 €

Con lámparas de bajo consumo, como las LFC, el ahorro anual por vivienda podría ser del 80% y la electricidad anual de ahorro de 86 €.

Llevado a escala nacional, el ahorro de electricidad anual ascendería a:
0,576 x 20 X 106 = 11.52 TWh/año,
equivalente a lo que se obtiene en 4 estaciones de energía de 1 GW(e) de potencia instalada.

Con una media en la UE de 0,5 kg CO2/kWh, los ahorros anuales de carbono serían de 288 kg de CO2 por vivienda y año. Para el Reino Unido, Francia, Italia y España, que tienen un número similar de hogares (aproximadamente 20 millones), esto daría lugar a un ahorro de 5,76 millones de toneladas de CO2 por país.

disclaimer


 

Search

Language Selection

Find us on